印刷する compartir

Opinión de experto  - Informes de mercado

Por qué 2019 podría ser un año mejor para los inversores

Tras la decepción de 2018, Peter Harrison, Consejero Delegado, reúne los factores que nuestros gestores de fondos creen que podrían dar lugar a un próximo año más favorable.

19/12/2018

Peter Harrison

Peter Harrison

Group Chief Executive

2018 ha sido un año decepcionante para la mayoría de los inversores. Casi todos los mercados, tanto los de renta variable como los de renta fija, han perdido valor este año, bajo la presión de las subidas de tipos de interés, los acontecimientos políticos (como el brexit) y el conflicto comercial entre EE. UU. y China. A posteriori, los mercados tenían una valoración perfecta a principios de 2017 y eran vulnerables a las malas noticias –y ha habido muchas.

Es fácil verse afectado por el pesimismo que afecta a los mercados actualmente. Aceptamos que es probable que haya más noticias negativas en 2019, y yo distinguiría que el conflicto comercial entre EE. UU. y China no tiene visos de solucionarse, con la posibilidad de que eso dañe al crecimiento económico en todo el mundo. No obstante, hay signos de que la rentabilidad del mercado puede ser más positiva en 2019.

El mayor realismo ha llegado con caídas en los mercados de valores, especialmente desde septiembre. Los mercados están aumentando, como mínimo, algunos de los riesgos que hemos identificado.

Los economistas de Schroders prevén una ralentización gradual en el crecimiento estadounidense en 2019 y 2020. El énfasis se encuentra en la palabra “gradual”: no creemos que haya una recesión en 2019 (aunque no es algo inconcebible en 2020), ya que muchas de las fuerzas que han dado lugar a un año excelente en EE. UU. en 2018 continúan. No obstante, la ralentización significa que se divisa el fin del ciclo de subidas de tipos de interés. Si estamos en lo cierto en que los tipos de interés no subirán más del 3 %, sería una subida moderada en comparación con los pasados ciclos económicos.

Todos nuestros gestores de fondos de renta variable señalan que una inflación ligeramente más alta el próximo año ayudará a aquellas empresas que tienen sólidas posiciones en el mercado y la capacidad para subir los precios. También observan valoraciones más atractivas para muchas empresas. Incluso en Europa y el Reino Unido, donde el crecimiento ha sido decepcionante, la rentabilidad de los ingresos por dividendos por sí sola parece más atractiva en comparación con el efectivo o los bonos que durante algún tiempo. Por supuesto, la renta variable conlleva un riesgo mayor, aunque con el potencial de una rentabilidad superior.

El crecimiento más débil en EE. UU.. también es probable que provoque que el dólar estadounidense pierda terreno frente a otras divisas. Esto es una buena noticia para los mercados de valores y de renta fija emergentes, ya que un dólar fuerte resta dinero a estos mercados. Los mercados emergentes, incluido China, lo han pasado especialmente mal en 2018 y no sorprendería que se recuperen en 2019. Nuestro equipo de inversiones multiactivo describe su valoración como “provocativamente baja”.

Nuestros gestores de renta fija no se sienten tan cómodos con la perspectiva, donde los bancos centrales, que han sido enormes compradores de bonos gubernamentales y de otro tipo, abandonan paulatinamente esa postura. No obstante, los bonos corporativos se han abaratado en los últimos meses y, si tenemos razón sobre una ralentización limitada en EE. UU. el próximo año, se verán respaldados por unos sólidos fundamentales.

2018 ha sido el año en que la sostenibilidad a largo plazo de los modelos de negocio ha comenzado a influir en cómo el mercado valora a las empresas. Hemos observado críticas sobre algunas prácticas de grandes empresas tecnológicas que han dado lugar a caídas en sus cotizaciones y han aumentado los daños físicos causados por el cambio climático; la desigualdad entre generaciones ha provocado una inestabilidad política en varios países europeos. En nuestra toma de decisiones de inversión, cada vez es más crucial la atención a la sostenibilidad.

Recientemente, hemos publicado una perspectiva para los mercados a 10 años, Verdades innegables de inversión para la próxima década. En ella, se han destacado las moderadas previsiones de rentabilidad de los mercados públicos, dadas las tasas de crecimiento más bajas que en el pasado y el bajo nivel de los rendimientos de los bonos. 2019 se ajustará a ese patrón, con la probabilidad de una rentabilidad positiva, pero los inversores tendrán que trabajar duro (tanto a través de la asignación de activos como de la selección de valores) para aumentar la baja rentabilidad del mercado general.

Asimismo, sigo creyendo que los activos privados como el capital riesgo y los activos inmobiliarios, como parte de una cartera diversificada, ayudarán a los inversores a lograr sus objetivos.

Sobre esta base, 2019 debería ser un año más positivo que 2018.

Una selección de nuestras Perspectivas para 2019 puede encontrarse a continuación:

Perspectivas para 2019: La economía global

Perspectivas para 2019: Renta fija global

Perspectivas para 2019: Renta variable mundial

Perspectivas para 2019: Renta variable europea

Perspectivas para 2019: Sostenibilidad

Perspectivas para 2019: Multiactivo

Perspectivas para 2019: Renta variable estadounidense