印刷する compartir

Análisis macro

¿Deberían otros países seguir el ejemplo de Trump en el plano económico?

En vista de la pérdida de dinamismo del crecimiento fuera de EE. UU., prevemos que los gobiernos de todo el mundo seguirán el ejemplo de Trump y emprenderán medidas fiscales y de gasto público para apuntalar sus economías.

11/12/2018

Keith Wade

Keith Wade

Economista Jefe

¿Qué posibilidades hay de que vuelva a producirse una convergencia?

El crecimiento global en 2017 se caracterizó por la expansión sincronizada de las principales economías del mundo. Esto se debió, en gran medida, a que la solidez del crecimiento del comercio internacional constituyó un catalizador que impulsó a todos los países. Dado que el comercio global ha decaído en 2018, el crecimiento económico no resulta tan coordinado. Si bien China, Europa y Japón han experimentado una ralentización de sus tasas de crecimiento, la economía estadounidense sigue avanzando viento en popa.

Una de las principales diferencias entre EE. UU. y el resto de economías mencionadas es la capacidad del país norteamericano para mantener la solidez de su crecimiento interno en un contexto de reducción de la demanda externa. China, Europa y Japón se han beneficiado del repunte del comercio global que se produjo en 2017 pero, dado que esta tendencia se ha revertido, han perdido uno de los principales catalizadores del crecimiento y no han sido capaces de compensar esta situación con el crecimiento interno.

En EE. UU., las políticas fiscales y de aumento del gasto del Gobierno, orientadas a impulsar el crecimiento, han respaldado la solidez de la demanda interna al fomentar un incremento del consumo y del gasto público. A este respecto, podría considerarse que la generosidad presupuestaria del presidente Trump ha llegado en el momento adecuado, dado que estimula la economía en un momento en que esta empezaba a decaer.

Las perspectivas para el comercio global se antojan complicadas, dado que los indicadores adelantados, como el índice global de gestores de compras (PMI) de los pedidos de exportaciones, apuntan a una acentuación de la ralentización durante los próximos meses. Los nuevos pedidos de exportaciones constituyen un indicador de la actividad comercial futura. Por tanto, parece poco probable que un repunte del comercio internacional se traduzca en una nueva convergencia del crecimiento global.

Gráfico 1: El comercio global seguirá ralentizándose, lo que conllevará una disminución de los nuevos pedidos de exportaciones

Fuente: Thomson Reuters Datastream, Schroders Economics Group, G0018, 23 de octubre de 2018.

Siguiendo los pasos de Trump

Si, llegados a este punto, los gobiernos siguen la estela de Trump en el plano de la política presupuestaria (impuestos y gasto público) —algo que ya está empezando a suceder—, podrían obtenerse resultados más eficaces.

China anunció recientemente recortes de impuestos y parece que adoptará medidas adicionales para reducir la carga impositiva a las compras de automóviles, rebajar el IVA y disminuir el impuesto de sociedades. En Europa, se prevé que la política presupuestaria alemana sea más expansionista el año que viene, Italia ha presentado unos presupuestos que buscan impulsar el crecimiento y el Reino Unido también ha relajado sus presupuestos. Entretanto, Japón ha anunciado una partida presupuestaria adicional, y el país está debatiendo cómo compensar los efectos de la subida del impuesto al consumo en 2019, por ejemplo, a través del aumento del gasto en educación preescolar, entre otras medidas.

De cara al futuro, creemos que más gobiernos decidirán impulsar el crecimiento a través de medidas fiscales y de gasto público, especialmente en vista de que los bancos centrales están actualmente centrados en la normalización de la política monetaria. Para los inversores, esto supondrá una profunda transición desde el tradicional apoyo ofrecido por los bancos centrales a una coyuntura menos flexible y que depende en mayor medida de las complejidades de la política. 

Información importante

Las opiniones expresadas aquí, son las del Equipo Económico de Gestión de Inversiones de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.

El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión.

La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido.

Schroders será responsable del tratamiento de tus datos personales. Para obtener información sobre cómo Schroders podría tratar tus datos personales, consulta nuestra Política de privacidad disponible en www.schroders.com/en/privacy-policy o solicítala a infospain@schroders.es en caso de que no tengas acceso a este sitio web.

Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A. 5, rue Höhenhof, L-1736 Senningerberg, Luxemburgo. Número de registro Luxemburgo B 37.799.